Compartir

La preservación del patrimonio arqueológico es una de las principales responsabilidades que la Fundación Wiese asume en el Complejo Arqueológico El Brujo, ya que es imprescindible para generar conocimientos a través de la investigación científica, adecuadas estrategias de difusión y conciencia histórica en nuestra sociedad. En ese sentido, desde inicios de 2019, se han venido ejecutando una serie de acciones en los seis depósitos del Museo Cao, que buscan mejorar las condiciones de almacenamiento de los restos culturales recuperados durante las campañas de excavación en el sitio arqueológico, especialmente en la Huaca Cao Viejo.

Cada depósito del Museo Cao alberga una línea de evidencia (cerámica, metales, orgánicos, textiles, fardos y restos humanos) producto de las intervenciones arqueológicas emprendidas desde el año 1990. Esta división de materiales según su naturaleza contribuye a viabilizar la gestión de la colección y a garantizar la conservación preventiva mediante la adecuada climatización de los depósitos.

interna-trabajos-en-los-depositos-del-Complejo-Arqueologico-El-Brujo-inter (1)
El reacondicionamiento de las colecciones arqueológicas tiene dos objetivos principales: mitigar el hacinamiento en las áreas de reserva y garantizar la conservación de los restos culturales. Para esto se ha previsto la instalación de estantería metálica nueva con características que se adecuen a la arquitectura de los depósitos y a los bienes que contendrán. Además, dado que el Museo se encuentra tan cercano al mar, se ha previsto el pintado con materiales especiales que evitan su corrosión.

Paralelamente, se realiza el mejoramiento del embalaje de las colecciones mediante el cambio de cajas de cartón por contenedores elaborados de planchas de cartón plástico blanco, material sintético de efecto inocuo sobre los bienes arqueológicos. Debido a que existe una cantidad considerable de restos fragmentados, se diseñaron cajas de medidas estandarizadas que permiten ser almacenadas hasta por un total de seis unidades por panel de estante. Este sistema restringe el sobrepeso y facilita su traslado.

Dentro de las cajas el material arqueológico es colocado en bolsas y soportes de polietileno y polipropileno. Ello contiene a las piezas apropiadamente, evitando el uso de material orgánico que contenga altos niveles de acidez y favorezca la proliferación de insectos y microorganismos nocivos.

Actualmente se ha intervenido cuatro de los seis depósitos del Museo Cao, lográndose notables resultados en el ordenamiento de los materiales y su estabilidad físico-química a través del uso de embalajes adecuados y la optimización del uso del espacio en las áreas de reserva. Sin duda, estos avances son positivos en los esfuerzos de la Fundación Wiese por preservar las colecciones del Complejo Arqueológico El Brujo.