Todo un desafío arqueológico

La Fundación Wiese, desde hace 57 años, viene apoyando, entre otras causas, a la cultura a través de la investigación, conservación y puesta en valor de sitios arqueológicos como el Complejo Arqueológico El Brujo, constituyendo un gran aporte al estudio del patrimonio cultural del Perú.

Uno de los hallazgos más importantes, comparado al descubrimiento del Señor de Sipán, es el de la Señora de Cao.

Descubrir la tumba de la Señora de Cao cambiaría lo que ya conocíamos sobre la Historia del Perú. El punto es que, comenzaron a excavar desde 1990 en la Huaca Cao Viejo, la cual se encuentra dentro del Complejo Arqueológico El Brujo, situado a 60 kilómetros del norte de Trujillo. Hasta que de pronto, algo les llamó poderosamente la atención a los investigadores que se encontraban en el patio, elementos que habían sido quemados, tales como: vasijas, ornamentos de plata y cobre dorado, figuritas de madera y cinabrio, entre otros. Este hecho, era como un indicio de que estaban muy cerca de un personaje importante de la época. Y sí, no se equivocaron.

Hallaron, en primer lugar, cuatro tumbas que rodeaban a una principal. Pero, fue recién el 15 de mayo del 2006 que los arqueólogos abrieron este sepulcro de estructura tan compleja encontrando  una vasija en forma de búho enterrado hasta la mitad, seguido de otros elementos y símbolos que denotaban se trataría de un personaje poderoso de la cultura Mochica. Hasta que llegaron a extraer un fardo funerario intacto de un peso de 100 kilos y una altura de 1.80 centímetros.

Señora de Cao, desvendando una grata sorpresa

Seis meses fueron los empleados por los especialistas textiles y expertos en bio antropología, Arabel Fernández y John Verano,  en desvendar el fardo funerario. Y justo al llegar a una de las últimas capas que cubrían el cuerpo se llevaron una grata sorpresa. Además, de estar muy bien conservado se trataba de un mujer. Algo improbable en la cultura Mochica, al menos hasta ese momento, que en teoría era dominada por hombres y guerreros que asumían el poder.

Sí, la Señora de Cao desempeñó un rol político y religioso importante en su sociedad. Fue una de las pocas, sino la única gobernante mujer de sus tiempos. Hallazgo que obligó a reescribir parte de la Historia del Perú. Definitivamente, este descubrimiento se tornó en el segundo más importante después del hallazgo del Señor de Sipán.