Compartir

Ianchaak: Un viaje al reino de los moche es  la obra literaria juvenil, escrita por Rosario Arias Quincot, que relata las aventuras de tres adolescentes contemporáneos de orígenes diversos y compañeros de aula en el colegio, quienes por accidente terminan siendo parte de la historia del Valle de Chicama en la costa norte peruana y del Complejo Arqueológico El Brujo, en la época en que vivió la Señora de Cao, hace aproximadamente 1700 años.

La escritora fue ponente del V Coloquio Internacional de Arqueología, en dicho evento explicó cómo se dio el proceso creativo de su libro y qué la motivó a inspirarse en la cultura Mochica.  

Quincot contó que sus ideas creativas surgen en las noches. También. detalló que su interés por la cultura Mochica nace por los huacos que heredó su esposo y que fueron colocados en su dormitorio. Señaló que le  “gusta pensar que la presencia de estos seres de cerámica ha sido poderosa”,por ello escribió esta dedicatoria en su libro Ianchaak: Un viaje al reino de los moches : “Al dios cangrejo que desde el estante de mi dormitorio, se coló en mis sueños para hacer esto posible”

La autora de Ianchaak: Un viaje al reino de los moches indicó que la Señora de Cao le fascinó desde el primer momento en que conoció su historia. Es más, Quincot considera a la lideresa como uno de sus principales detonantes para lanzarse a escribir una novela. 

Durante su ponencia, Quincot contó que visitó el Complejo Arqueológico El Brujo quedándose impactada por los tatuajes de la Señora de Cao. También, le impresionó las joyas que la acompañaron al más allá y que la tumba contará con instrumentos ceremoniales. Añadió que le gustó que se tratara de una mujer gobernante aunque al principio no lo tuviera tan claro. 

 

Señala que lo determinante para ella fueron los tatuajes de la lideresa  que mostraban las arañas (ianchaak). Estas arañas aparecen en los huacos y en los murales Mochica, sirviendo de inspiración para el inicio de la novela. Los protagonistas del libro escuchan esta palabra en diferentes circunstancias descubriendo que ianchaak significa “araña poderosa de las que hay que hacerse amigo para que no nos haga daño”

Quincot indicó que tiene fascinación por la mitología Mochica, en especial por las arañas ya que eran consideradas un elemento de conexión entre el mundo de los vivos y de los muertos. Cuenta que escribió esta novela pensando en lo significativo de dicha mitología  debido a que “es una historia imaginaria alimentando otra historia imaginaria!

La autora señaló que durante el proceso creativo del libro Ianchaak, se acercó a objetos y construcciones que la arqueología había ido descubriendo. “La Huaca Cao Viejo, por ejemplo, yo la vi  y mis personajes también cuando llegan a una visita al Complejo Arqueológico El Brujo, desde el bus la van viendo y se van aproximando poco a poco” 

“La Huaca Cao Viejo mostraba a lo lejos su superficie blanca, casi irreal. Desde ahí, parecía un cerrito inofensivo e inusual a la orilla del mar. Un viento poderoso y repentino desencajó el paisaje, empujando la niebla velozmente. La humedad los tocó y sintieron olores de otro tiempo” Fragmento del libro Ianchaak: Un viaje al reino de los moche. 

Finalizó su participación en el V Coloquio Internacional de Arqueología, contando cómo es que fue informándose acerca de cómo eran los tejidos, las fiestas y sobre todo, la mitología, la cual es recogida en las cerámicas, murales y todos los objetos que le mostraban datos de una cultura que en cierta forma todavía se nos esconde.