Desde el inicio del proyecto financiado mediante el mecanismo de obras por impuestos en el Complejo Arqueológico El Brujo (OXI El Brujo), en febrero del presente año, todas sus actividades se llevaban a cabo observando estrictamente las disposiciones del Plan de Salud y Seguridad en el Trabajo (SST), desarrollado por la Fundación Wiese para el mencionado complejo arqueológico; el objetivo principal del Plan de SST, antes de la aparición de la pandemia, era mitigar el riesgo de accidentes en todos los espacios de trabajo.

Luego de las graves consecuencias de salud pública que ha dejado la pandemia de Covid-19, la Fundación Wiese se ha tomado decididamente todas las medidas que están a su alcance para complementar dicho plan, con el objetivo de mitigar los riesgos de contagio entre los trabajadores, contratistas y visitantes de sus diferentes programas, entre los cuales El Brujo reviste especial importancia.

Tales medidas fueron adoptadas e implementadas incluso antes que el Ministerio de Cultura dispusiera el reinicio de las actividades. En muchos casos, exceden las exigencias establecidas por los protocolos aprobados por el gobierno.

En el marco del proyecto OxI en El Brujo, además de proveer equipos de protección personal y señalización orientados a evitar accidentes y contagios en las zonas de trabajo, todo el personal cuenta con la evaluación médica ocupacional correspondiente y es monitoreado periódicamente por el médico ocupacional de la Fundación Wiese, con quien tienen un canal directo y permanente de comunicación para cualquier consulta que involucre su salud o la de sus familias. Asimismo, antes de reintegrarse a sus labores, el personal ha pasado por pruebas de descarte de Covid-19, las cuales, para el caso del personal destacado, se repiten cada vez que se reincorporan a sus labores, luego del descanso en sus lugares habituales de residencia.

señaletica en museo cao

 

Señalética en Museo de Cao

Por otro lado, El Brujo cuenta con la presencia permanente de un prevencionista quien, diariamente, ofrece capacitaciones y charlas de sensibilización antes de iniciar las labores. Esta rutina busca educar y concientizar a todos los trabajadores involucrados en el Proyecto, en relación a la importancia de las buenas prácticas de salud y seguridad en el trabajo para evitar accidentes y contagios.  Adicionalmente, el mencionado especialista verifica que se hayan llenado debidamente todos los formularios de evaluación de sintomatología Covid-19, diariamente al ingreso y salida de la jornada laboral, con el objetivo de identificar, aislar y monitorear cualquier caso sospechoso, en cuyo caso, se toman de inmediato las medidas pre-establecidas en los protocolos correspondientes.

Además de limpiar y desinfectar cada ambiente varias veces al día, de haber acondicionado todos los espacios comunes (comedores y servicios higiénicos), y de señalizar todos los ambientes de trabajo del Proyecto, se han implementado zonas de higiene de manos, medición de temperatura y protocolos de traslado de ida y vuelta al complejo desde el pueblo de Magdalena de Cao, donde residen nuestros trabajadores. Todos los protocolos mencionados incluyen la entrega diaria de equipos de protección personal para cada trabajador, según el nivel de riesgo de su posición; dicho nivel ha sido previamente señalado por el médico ocupacional.

zonas de higiene

 

Zonas de higiene

Adicionalmente a ello, la Fundación Wiese cuenta con lineamientos para la adecuada convivencia de los profesionales destacados que residen en las casas de hospedaje que la institución tiene a disposición en Magdalena de Cao. Las mencionadas casas también han sido debidamente acondicionadas y señalizadas, conforme a las disposiciones del MINSA y a los protocolos sectoriales complementarios correspondientes. Los trabajadores que residen en ellas han sido capacitados por el Equipo de SST de la Fundación Wiese, compuesto por un médico ocupacional, un especialista en seguridad ocupacional y medio ambiental (SOMA), y diversas personas de la alta dirección de la institución.

Finalmente, con el fin de mitigar el riesgo de contagios durante los traslados del personal, la Fundación Wiese ha optado por modificar temporalmente el régimen de trabajo del Proyecto, para asegurar que todas las personas destacadas en Magdalena de Cao se trasladen a Trujillo y Lima bajo los mayores estándares de seguridad posibles, en transportes terrestres que cuenten con protocolos previamente validados por su médico ocupacional.

La Fundación Wiese es consciente de que, incluso habiendo adoptado todas las medidas anteriormente descritas, no es ni será posible evitar que algunos de sus trabajadores se infecten de Covid-19, como de hecho ya ha ocurrido a lo largo de los más de 5 meses previos al reinicio del Proyecto, durante la cuarentena, cuando los trabajadores no asistían a laborar al complejo arqueológico. También se puede deducir fácilmente que sostener todas estas medidas en paralelo a la ejecución de un proyecto de gran envergadura tal como el OxI El Brujo, en un escenario tan complejo y poco predecible, representa un importante esfuerzo para la institución responsable.

acondicionamiento de espacios comunes

 

Acondicionamiento de espacios comunes

Sin embargo, la Fundación Wiese no ha dudado en reiniciar los trabajos, con el firme propósito de no dejar pasar la oportunidad de que los sitios arqueológicos peruanos, patrimonio cultural de la Nación, se beneficien del mecanismo de Obras por Impuestos. También nos motiva el deseo de que este proyecto sea una forma más de contribuir a la superación de la emergencia sanitaria y la consecuente crisis económica desencadenada por la pandemia del Covid-19, ofreciendo trabajo digno a los ciudadanos peruanos.