Compartir

Con el pasar de los años, el Complejo Arqueológico El Brujo se ha convertido en un sitio clave para entender el desarrollo de las culturas precolombinas. Las investigaciones realizadas hasta el momento han arrojado una gran cantidad de información proveniente de las huacas El Brujo y Cao Viejo. Destaca entre los hallazgos la evidencia de grafiti Mochica.

 

Sobre las superficies de muros y columnas de cuatro de los siete edificios que conforman la Huaca Cao Viejo, se han identificado una amplia variedad de grafiti; hasta ahora son 43 diseños identificados. Estos fueron grabados sobre el enlucido fresco de los muros, teniendo como resultado trazos firmes con el uso de un instrumento con un extremo fino y redondeado; y en revoque seco y pintado, mediante un instrumento cortante para rayar la superficie.

 

 

Se representaron figuras humanas, destacando tres rostros estilizados con tocados, un guerrero de perfil portando porra y otras armas, entre otros motivos. También aparecen motivos animales, la cabeza de pez (life) con apéndices que se proyectan de la boca, un búho que está comprimido en sentido vertical, un pez con la cabeza orientada al Oeste, y la representación incompleta de una araña.

 

Más allá de las técnicas usadas, lo más importante de estos graffiti Mochica es la cantidad y naturaleza de las representaciones, aportando de manera significativa al arte mochica y a la formación del carácter de cada edificio de la Huaca Cao Viejo. En muchos casos están asociados a temas representados en los relieves polícromos que aparecen en los grandes murales del Complejo Arqueológico El Brujo.