Compartir

El pasado 24 de agosto, los pobladores de Magdalena de Cao rindieron homenaje a la lideresa Mochica con un desfile y una feria gastronómica – artesanal. Sin embargo, fue una representación teatral y la develación del rostro del sacerdote principal de Huaca Cao Viejo lo que causó el asombro de turistas nacionales e internacionales. A continuación, contamos todos los detalles de esta espectacular celebración.

La Fiesta de la Señora de Cao inició con un desfile en el que el busto de la lideresa Mochica fue cargado en hombros por los pobladores. La banda de la Institución Educativa Víctor Raúl Haya de la Torre participó del recorrido tocando las más contagiosas marineras mientras que una pareja de jóvenes agitaba sus pañuelos en señal de saludo al pueblo. Detrás de ellos, estaban los chalanes y los caballos de paso, los mismos que despertaron una dosis de identidad aún en aquellas personas que son lejanas a estas maravillosas tierras.

Mención aparte merecen los representantes del ejército peruano quienes entonaron a viva voz la Marcha de Banderas y el Himno Nacional mientras se realizaba el izamiento de la bandera peruana y el pabellón del pueblo, en este último símbolo se podía apreciar una frase que resumía con exactitud a esta parte del territorio peruano: Magdalena de Cao: Tierra ancestral y milenaria.

Posteriormente el alcalde de Magdalena de Cao tomó la palabra aprovechando la oportunidad para anunciar que su comuna viene preparando un proyecto ambicioso que permitirá potenciar el turismo. A su turno, Ingrid Claudet Lascosque, Gerente General de la Fundación Wiese, indicó que están felices de este esfuerzo por y para la comunidad en relación a la develación del rostro del sacerdote principal y la organización de la Fiesta de la Señora de Cao en general.

La celebración continuó con un acto que sorprendería a todos. La compañía teatral “Máscara de Barro”” a cargo de Sonia Rodríguez fue capaz de trasladarnos en el tiempo colocándonos en el rol de espectadores sigilosos a la espera de presenciar el “Ritual a la Dama de Cao”. Fue así que el sonido del instrumento de viento andino llamado pututo anunció la presencia del pasado, dando por iniciado el ingreso de un sacerdote, un personaje zoomorfo y guerreros moche. El sacerdote limpia el espacio para alejar a todos los entes sobrenaturales mientras ingresa la Dueña y Señora del Valle.

Los guerreros moche que fueron perennizados en los murales de las huacas cobraron vida e iniciaron una pelea frente a la lideresa quien transmitía poder aún con un simple gesto. En cuanto a las batallas Mochica hasta el vencido obtiene una recompensa pues al morir pasa a otro mundo reencontrándose con sus ancestros. Es más, dicen que sus familias sentían orgullo al producirse este tipo de situaciones.

Concluida la pelea, volvió a sonar el pututo, pero esta vez para conectar el pasado con el presente e iniciar la develación del sacerdote principal. Los actores de la representación permanecieron junto al busto reafirmando el poderío de nuestro pasado, mientras el público prestaba atención al rostro, a su vestimenta y a la posición de sus manos. Inmediatamente siguieron las fotos porque momentos estos merecen ser retratados.

El evento se dio en el marco del V Coloquio de Arqueología: “Políticas y Gestión de Colecciones en el Perú. Además, por tercer año consecutivo se viene realizando la feria gastronómica – artesanal pues es una feria conmemorativa que se da de forma anual.