Menú principal :
  • Noticias
  • Investigadores
  • Estudios arqueológicos sobre el pigmento utilizado en los tatuajes de la Señora de Cao
Noticias
Categorías

Seleccionar la categoría que desea ver:

Suscríbete

Para recibir nuevas noticias.



Mediante una combinación de la técnica MEB-EDS (análisis de energía dispersiva en rayos X)  se logró estudiar un fragmento de la piel tatuada de la Señora de Cao, una mujer de la alta clase social mochica. La sonda EDS aplicada a la zona con tatuaje indica la utilización de óxido ferroso (FeO). Además, según la información arqueobotánica y el hallazgo de momias tatuadas que están sosteniendo frutos de “jagua”, es posible que este fruto de origen selvático haya servido como materia prima para los tatuajes de la Señora de Cao.

No se conocen  muchas publicaciones sobre la presencia de tatuajes en el mundo precolombino. Se sabe de una tumba Moche que fue hallada en el sitio de Pacatnamú por Ubbelohde-Doering, donde el individuo principal tenía en los antebrazos una mayor presencia de tatuajes en forma de personajes, animales y otros elementos simbólicos (Ubbelohde-Doering 1933).

Considerando la gran importancia de los tatuajes de la Señora de Cao, lideresa de la época Moche (200-800 años d.C.), en los laboratorios de Microscopía Electrónica de Barrido del Museo de Ciencias Naturales de Madrid se realizaron los análisis microquímicos mediante una sonda EDS, combinados con microscopía electrónica de barrido, con el objetivo de averiguar la composición química del pigmento que se utilizó para realizar los tatuajes en el cuerpo de la Señora de Cao.

ESTUDIOS ARQUEOLÓGICOS SOBRE LOS TATUAJES DE LA SEÑORA DE CAO

manos de momia

La presencia de tatuajes en el cuerpo de la Señora de Cao, especialmente en los antebrazos, manos y pies (en estos últimos en menor escala), se traducen en figuras remarcadas de serpientes, arañas (ambos animales vinculados con la fertilidad de la tierra y el agua), el jaguar (animal lunar) y figuras geométricas, que fortalecen la tesis que ella se dedicaba también a actividades altamente espirituales, oficio que estaba vinculado al poder político-religioso.

Ella seguramente se valía de los poderes de estos animales del plano cosmológico impregnados en su piel, seres con fuerte carga simbólica que fueron para esta época enlazadores con el mundo cósmico, supra-terrenal, y que servían de catalizadores simbólicos para desarrollar actividades de curanderismo.

Para reforzar esta última proposición, encontramos en estudios arqueológicos en los últimos años en el Museo Cassinelli de Trujillo, una pieza de cerámica Moche III, con la representación de una actividad de curanderismo, en el que la especialista curandera tiene en los antebrazos tatuajes de serpientes y realiza con su mano una actividad de imposición en un centro de energía de una mujer extendida decúbito dorsal.

Una de las interrogantes que todavía queda pendiente en los estudios arqueológicos  es acerca de los instrumentos que utilizaron para la aplicación de los tatuajes. Es posible que se emplearan diversos tipos de agujas, como espinas de peces, plumas de loro, conchas espinosas, o simplemente agujas de metal especialmente elaborados que sirvieron para introducir el pigmento en la piel.

Los estudios sobre tatuajes en momias precolombinas son escasos, y en la literatura hay una valiosa referencia sobre un estudio de tatuajes y pintura corporal de momias precolombinas de Perú y Chile, donde estos cuerpos de las culturas costeras, como la Chimú-Casma e Ica (ambas culturas del siglo XIII aproximadamente), eran las únicas que presentaban tatuajes, a diferencia de las momias precolombinas de Chile, donde se empleaba pinturas faciales (Allison et al, 1981). La mayoría de momias tatuadas de estas culturas costeras presentaban tatuajes con pigmentos rojos, y en un solo caso, una momia de filiación Inca presentaba tatuajes en sus antebrazos donde se habría utilizado un pigmento de color negro. Se enfatiza también en este estudio de 343 momias de Chile y Perú, que el énfasis del tatuaje fue notable en la cultura Chimú-Casma, en donde el 43% de la población adulta observada estaba tatuada (Krutak 2009).

LOS PIGMENTOS

 pigmentos de momia

Sobre la naturaleza química de los pigmentos utilizados como pintura y tatuajes, es aún más escasa la información, y al respecto solo se indica que los pigmentos utilizados para pintar el rostro, eran polvos rojos, los cuales se hallaron dentro de vasos de cerámica en forma de bolas, con los cuales se pintaban, muy semejante a las tizas (Allison et al, 1981).

Este pigmento posiblemente sea el sulfuro de mercurio (HgS), conocido como cinabrio, pero no se menciona. La identificación de óxido de hierro en las zonas tatuadas (EDS-4 y EDS5), indica que este fue el compuesto principal del pigmento de color negroazulado que se utilizó para tatuar a la Señora de Cao. Esto se comprueba cuando se realiza el EDS-2 y EDS-3 en áreas sin tatuaje, donde no aparece el óxido de hierro. 

El óxido de hierro, se encuentra en tres formas químicas: óxido ferroso (FeO), óxido férrico (Fe2O3) y óxido ferroso férrico (Fe3O4). De estas tres formas, el óxido ferroso (FeO), es un polvo que se usa como pigmento, en cosméticos y tatuajes. Aunque no se puede saber cuál fue la fuente primaria del óxido ferroso utilizado como pigmento para el tatuaje de la Señora de Cao, las fuentes bibliográficas relacionadas con la historia de los tatuajes y el registro arqueobotánico prehispánico, nos llevan a proponer que los pigmentos utilizados en los tatuajes, hayan sido proveídos por los jugos de los frutos inmaduros de la “jagua” (Genipa americana L).

La Genipa americana, es un árbol de 20 m de alto, originario de las selvas húmedas de América Latina. Los especímenes peruanos de esta especie han sido recolectados en campos de planicies inundadas o bosques de las regiones de Amazonas, Cajamarca, Junín, Loreto, Madre de Dios, Pasco y San Martín, entre los 0-1000 msnm (Ugent y Ochoa, 2006). La “jagua” es utilizada actualmente por los indígenas para pintar sus cuerpos como protección contra el sol y los insectos.

Desde la época prehispánica se reporta el uso de su fruto inmaduro para extraer la pulpa jugosa, que al contacto con el aire se oxida logrando una coloración azul oscura y casi negra. Se indica que este jugo obtenido, es fuente natural de hierro (Fe), rivoflavina y sustancias antibacterianas, y es utilizado para colorearse la piel, especialmente el rostro y el tórax.

Es importante conocer el estado de maduración del fruto para obtener un buen resultado en la tonalidad del color, y se comienza separando la masa vegetal de la cáscara, la cual se muele de manera tal que las semillas se separen un poco del mesocarpio que las cubre. El solvente más apropiado en la extracción es agua que debe calentarse a 60º C como máximo, evitando de esta manera la degradación del color; una adecuada relación sólido-solvente, son las condiciones generales que gobiernan el proceso extractivo (Echeverry 2004).

Estudios arqueológicos revelan que restos de sus frutos deshidratados han sido recuperados de Cerro Colorado en las cercanías de Huacho, en un cementerio de Chancay cuya datación es de 1100 a 1400 años d.C. Los frutos estaban sostenidos en las manos de momias humanas, la piel de las cuales estaban tatuadas con diseños florales, zoológicos y geométricos (Ugent y Ochoa, 2006). Siendo que los tatuajes fueron practicados por las culturas costeras, es posible que el fruto de esta especie haya sido conocido en la época Moche.

Por otro lado, los EDS realizados al área del pigmento rojo que se hallaba cubriendo algunas partes del cuerpo de la Señora de Cao, indican el uso de sulfuro de mercurio (HgS), conocido comúnmente como cinabrio, un compuesto químico muy utilizado como preservante de cadáveres. Incluso algunas secciones del tejido conectivo de la epidermis se hallaban infiltradas por mercurio elemental, en forma de pequeñas gotas, lo cual indudablemente contribuyó a la momificación y conservación extraordinaria del cadáver. 

Finalmente se realizaron dos EDS a la superficie interior de la epidermis, para comprobar la presencia del pigmento. Los resultados indicaron que el pigmento no llegó a presentarse en las capas más profundas de la epidermis, lo cual podría orientar para conocer aspectos de la técnica de tatuaje y el tiempo en que se realizó este ritual en la Señora de Cao.

 

Investigadores , noticias destacadas

Compartir página

Usamos cookies para ofrecer una mejor experiencia y rendimiento del sitio. Al utilizar este sitio web, acepta el uso de cookies. Para más información lea nuestras políticas de cookies.