Compartir

Consiste en una sesión de florecimiento para renovar sus energías, para liberar el estrés y cansancio y purificación del alma contra las energías negativas. Se utilizan perfumes, zahumerios, flores, cuarzos, etc. El servicio lo brinda un curandero.