Visitar el Complejo Arqueológico El Brujo es más que enriquecerse de cultura mochica, de contemplar los murales y de aprender un poco más sobre nuestros antepasados, también se puede convertir en un interesante recorrido espiritual gracias a su característica “Ruta Mística”. Esta increíble experiencia es liderada por un experimentado curandero quien se encarga de las sesiones de limpieza para liberar las energías negativas con las que uno vive.

José Aguiar, corresponsal de la agencia de noticias Xinhua, fue parte de esta experiencia que inició por un camino marcado con piedras blancas que conducen a un patio central en el que se encuentra la “Plataforma Ceremonial”, donde el curandero Julio Pérez realiza el baño de florecimiento a los visitantes.

 

En este mismo lugar, se encuentra un altar con la imagen de la Señora de Cao, pues ella también fue curandera hacer más de 1.700 años. Metros más allá, se encuentra el “Pozo Ceremonial” que fue utilizado por los mochicas hace más de 2 mil años para realizar ritos de limpieza, purificación y florecimiento, con el uso del agua cristalina que brota del subsuelo.

El baño de florecimiento que realiza Pérez consiste en una limpieza energética, es decir, el retiro de las energías guardadas en el cuerpo físico y espiritual, a base de hierbas, diferentes tipos de perfumes, y el acero pues representa un metal de fuerza. Sin embargo, antes de adentrarse a esta aventura espiritual, el participante tiene que tener clarísimos sus propósitos y, luego de eso, pedir permiso al creador, a los maestros y maestras que han trabajado en ese mismo lugar, para así dar inicio a esta ceremonia.

Estos rituales espirituales se vienen realizando todo el año y los horarios los puedes encontrar aquí. Recuerda que para recibir el Año Nuevo existe, además, un ritual tradicional exclusivo donde se efectúan sesiones de limpieza más completas para así empezar el año con las energías totalmente renovadas.