El 2019 ya está tocando las puertas y nada mejor que recibirlo celebrando con la chicha del año, licor típico de Magdalena de Cao, que alberga el rostro de la Señora de Cao. Esta bebida está hecha a base de maíz y azúcar, y se caracteriza por tener un sabor muy similar a la guinda. Otros productos que se usan para su exacta preparación son la cebada, hojas de higo, maíz morado, manzanas, guayabas, nísperos y canela, entre otros. Los chicheros más jóvenes son más abiertos para innovar con otros productos alternativos.

 

Se le llama así pues su maceración dura un año. Su receta milenaria es un secreto, productores originarios de la chicha de año difunden su preparación de padres a hijos, asegurándose de que tales herederos estén completamente interesados en esta bebida.

 

En el 2015, el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo nombró a la chicha del año como producto nacional y distintivo del distrito de Magdalena de Cao. De esta manera, se ha logrado posicionar como una bebida internacional y muchos productores han llegado a convertirla en un producto semi-industrial. Sin embargo, su sabor original aún sigue en Magdalena de Cao y los turistas tienen la oportunidad de conocer el proceso de su preparación pues ahí la encontrarás totalmente natural y conservada.

 

La producción de esta bebida involucra un gran esfuerzo físico, un tiempo largo y un amplio conocimiento de técnicas. Los que la producen no sólo tienen en cuenta la larga cadena de trabajo que requiere, sino que además reconocen la gran importancia cultural que otorga esta actividad. Cada chichero de Magdalena de Cao cuanta con una vajilla especial para estas actividades, la cocción se realiza en ollas de arcilla o de metal. Otros instrumento tradicional que usan es el conocido “potito” que son cuencos de mates utilizados en la costa norte para estas bebidas.

 

La chicha de año forma parte de la cultura y tradición de Magdalena de Cao. Con la inauguración del Museo de Cao, el público de nuestro país y extranjero se interesaron más por las culturas milenarias que habitaron en Trujillo como la Mochica, la Cupisnique entre otros. Además, fue el lugar que vio nacer a la Señora de Cao.

 

Magdalena de Cao no solo ofrece arte y cultura, también es el lugar indicado para celebrar la verdadera fiesta y de la chicha del año. ¡Dale la bienvenida al año nuevo brindando con esta bebida milenaria!