Mayo es el mes de los museos. Decenas de instituciones públicas y privadas se dedican a organizar programas para que sus visitantes vivan experiencias diferentes que enriquezcan su visita.

Los museos son una parte muy importante de una ciudad y son un atractivo turístico principal. Todos los 18 de mayo se celebra a nivel mundial el Día Internacional de los Museos para llamar la atención sobre su trascendencia y acercar al público a estos espacios muy interesantes.

En el año 1977 se estableció el Día Internacional de los Museos con la idea de promover el rol de los museos alrededor del mundo como una divertida actividad, única y educativa. Más de 120 países alrededor del mundo participan este día con diferentes actividades.

Cada año se hacen diversas actividades en nuestro país para que todos los residentes disfruten de los museos. Todos los 18 de mayo los museos planifican eventos y actividades creativas relacionadas con el lema anual del Día Internacional de los Museos, destacando la importancia del rol de estos espacios al servicio de la sociedad y de su desarrollo.

Conoce el Complejo Arqueológico El Brujo y descubre el  Museo Cao, el hogar de la Señora de Cao

El Brujo es uno de los sitios arqueológicos de mayor valor en toda la costa norte del Perú ya que tiene una secuencia cultural de ocupación prolongada que se inicia en el periodo precerámico (3.000 aC), siendo el periodo Moche (0-700dC) el que dejó grandes huellas en el sitio.

Su nombre es debido al hecho que el el lugar se encuentra frente a una huaca concurrida tradicionalmente por maestros curanderos de la costa norte y sur, quienes realizan sus ceremonias en el lugar.

El Complejo Arqueológico El Brujo está conformado por tres zonas principales: Huaca Prieta, en el extremo sur y la más antigua, Huaca Cao Viejo y Huaca Cortada, en el extremo norte. Estas últimas conforman el complejo arqueológico conocido como ‘huacas menores’. Cuentan con una forma piramidal trunca y en su construcción se utilizó el adobe en plataformas superpuestas con rampas, plazas y recintos diferentes.

Cada huaca cuenta con dimensiones diferentes. Huaca Cao es la de más grande con unos 100 metros de lado y 30 metros de altura. En su conjunto, el complejo de adobe alcanza un área cercana a los dos kilómetros cuadrados. Los estudios muestran que la huaca tuvo siete remodelaciones arquitectónicas o fases, entre los siglos I y VII dC.

Los primeros edificios tenían fachadas con terrazas pintadas en tonos rojo, amarillo y blanco, mientras que en las fases tardías eran ornamentaciones murales policromadas y en relieve. Durante su ocupación última el sitio tuvo la forma de una pirámide trunca, con los cuatro frentes escalonados.

Los descubrimientos que han proporcionado un significado mayor a este complejo arqueológico son dos. Por un lado, el descubrimiento de una gran pirámide de adobe de 30 metros de altura, en donde las paredes los mochicas destacaron en alto relieve impresionantes imágenes desconocidas para la iconografía moche como «El Degollador» que se exhibe en uno de los frisos policromados más relevantes. Dicha imagen (presente también en la Huaca de La Luna) estaba asociada a ritos en favor de la fertilización de la tierra.

En segundo lugar, el hallazgo de la Señora de Cao. Su tumba se encuentra en la Huaca Cao Viejo. Nunca antes se había encontrado la momia de una mujer del Perú antiguo con un ajuar propio de la aristocracia guerrera. La mujer, de unos veinticinco años al morir, tiene en sus brazos tatuajes curiosos de serpientes y arañas. Joyas bellas, armas y utensilios de cerámica completan la parafernalia de esta dama importante que predominó en una sociedad fuertemente patriarcal y militarista.

El Museo Cao

El Museo Cao exhibe los descubrimientos recobrados a partir del ‘Proyecto Arqueológico El Brujo’, dirigido por la Fundación Wiese en cooperación con otras instituciones. Luego de muchos años de exhaustivas investigaciones a cargo de los mejores especialistas, el complejo arqueológico El Brujo fue abierto al público en el año 2006. En una primera fase con la construcción de una estructura que cubre la parte norte de la Huaca Cao y protege sus frisos y muros, contextualizando también el espacio para el visitante y después, en 2009, con la construcción del edificio Museo de Sitio Cao.

Se trata de un museo con una exposición dinámico, que coloca en ambiente los objetos exhibidos, empapando al visitante en el mundo de los pobladores del Valle de Chicama. Un deslumbrante recorrido por el universo cotidiano y simbólico de los habitantes de esta zona del Perú, que yuxtapone las costumbres y creencias del pasado con las de nuestros días y culmina con el descubrimiento más enigmático de los últimos tiempos: la Señora de Cao.