Menú principal :
  • Noticias
  • Estudiantes
  • El Brujo: historia de las investigaciones en el sitio arqueológico
Noticias
Categorías

Seleccionar la categoría que desea ver:

Suscríbete

Para recibir nuevas noticias.


La reanudación de las actividades del proyecto Obras por Impuestos en el Complejo Arqueológico El Brujo, ha permitido investigar y difundir nuevos y valiosos hallazgos. Para el arqueólogo residente del complejo arqueológico, José Alva, las investigaciones en El Brujo tienen sus antecedentes en la visita realizada por el italiano Antonio Raimondi en 1868, donde recorrió los diferentes edificios prehispánicos e identificó La Huaca Prieta, Paredones, Huaca Cortada y Huaca Cao ubicados en la costa norte del Perú.

 

Según informa José Alva en la visita de Raimondi, se pudo identificar un componente colonial asociado a Huaca Cao Viejo, se trataba del antiguo poblado de Magdalena de Cao. A inicios del siglo XX, el complejo fue visitado por los arqueólogos norteamericanos Alfred Kroeber, Wendell Bennet y Samuel Lothrop quienes se enfocaron en Huaca Cortada, en vista de que sus perfiles permitían distinguir una secuencia arquitectónica en donde destaca un friso asociado a la ocupación Mochica (100 – 800 d.C.).

 

Posteriormente, en 1946 el arqueólogo estadounidense Junius Bird realizó excavaciones en la zona de Huaca Prieta, en este trabajo se logró definir la ocupación más antigua en los andes hasta entonces: una secuencia continua de construcción de casas. Esto hizo suponer que sus habitantes se dedicaban a la recolección de recursos marinos y de otros asociados a los ecosistemas cercanos al mar.

El arqueólogo estadounidense Tom Dillehay y el ítalo peruano Duccio Bonavia realizaron investigaciones que permitieron ampliar los conocimientos que había en relación con Huaca Prieta, llegando a la conclusión que, hace 14 mil años, se registraron las primeras ocupaciones humanas en la costa norte del Perú.

 

Fundación Wiese y El Brujo

 

Sin embargo, casi 50 años después de las investigaciones de Bird, el Complejo Arqueológico El Brujo sufrió el saqueo de tumbas cuyos responsables destruyeron valiosas evidencias arqueológicas. Dado a estos constantes saqueos, en 1990, tras el develamiento de un friso del lado norte de Huaca Cao Viejo, la Fundación Wiese inicia un proyecto de emergencia que luego se formaliza como un programa de investigaciones, en cooperación con el Ministerio de Cultura, que tuvo como objetivo salvaguardar, proteger, y poner en valor todo el Complejo Arqueológico El Brujo.

 

Más de tres décadas de investigaciones, unido a la campaña de Obras por Impuestos, han permitido el develamiento de los componentes arquitectónicos de la Huaca Cao Viejo y la recuperación de bienes culturales que ayudaron a comprender las diferentes ocupaciones en esta edificación. Uno de los descubrimientos más importantes fue el de la Señora de Cao, que permitió profundizar en el conocimiento sobre la participación de la mujer en el poder político y religioso en el antiguo Perú.

Visitantes, noticias destacadas

Compartir página